ARTE Y CULTURA EN COLOMBIA

Publicada en Publicada en Sin categoría

La cultura en Colombia tiene su origen esencialmente en el mestizaje cultural de los pueblos nativos con la influencia colonizadora española y europea posteriormente de la influencia de la cultura norteamericana.

Un país con tanta diversidad de razas que a su vez tiene muchas tradiciones incorporadas a la vida cotidiana,  no puede menos que transmitir o emanar una cultura riquísima en calidad y cantidad. Uno piensa en los aportes que hicieron los españoles, los africanos, los pueblos indígenas originarios, y los sucesivos mestizajes para empezar a entender porque Colombia es así.

En Colombia, el desarrollo de las bellas artes se lleva a cabo a través de conservatorios, salas de conciertos, galerías y escuelas que funcionan de manera independiente o cooperan con las universidades de varias ciudades.

Los colombianos tienen gran interés en el desarrollo del arte contemporáneo. De las artes plásticas, el mejor conocido es el pintor y escultor Fernando Botero: la universalidad de sus temas ha hecho sus obras muy apreciadas en todo el mundo.

Ya en la misma estructura de la familia se notan las variantes. Mientras en la zona del Amazonas las familias siguen viviendo en enormes casas, llamadas Molucas, con fuertes lazos familiares y de vecindad, en las grandes ciudades la gente vive apiñada, con familias más separadas y menos contacto con los vecinos.

En el primer caso, se sigue viviendo, como hace siglos, es decir de lo que la naturaleza provee. Por lo tanto ambas culturas son bien diferentes.

Es interesante que Colombia tenga una gran cantidad de gente que produce y vive de las artesanías. Alrededor de 350.000 artesanos es lo que se estima que hay en Colombia, la mayoría de las comunidades indígenas y rurales. Y se encuentra como en el pasado piezas de excelente calidad. Muchas de las antiguas nos permiten ver como era la vida cultural y cotidiana en Colombia. Cada grupo étnico se especializa en algo.

La literatura tiene mucha importancia en Colombia, lo que muestra a un pueblo que se esfuerza por ser culto. No solo hay una impresionante red de librerías, sino que además organiza anualmente la feria del libro, que tiene la misma importancia prácticamente que la de Argentina, de las más concurridas del mundo. Obviamente tiene al emblemático Gabriel García Márquez como el exponente máximo, pero con muchos otros escritores de talla mostrando viva la literatura colombiana.

Y que decir de la música, con sus ritmos que han traspasado las fronteras, y ya son conocidos en todo el mundo. La cumbia es un ejemplo clásico que representa e identifica a Colombia. Pero es bien conocido el vallenato, mas localmente el pasillo y el currulao. Cada ritmo está más identificado con una región de Colombia. Esto además es un resultado de la mezcla de influencias de las diferentes razas que componen a la variopinta Colombia. Además en Colombia se hacen festivales de Jazz, y de Rock. Además de darle importancia a la música Clásica, aun con compositores locales. Y hoy día muchos artistas colombianos son famosos a nivel mundial, encabezados por Shakira. Aunque no son lo más representativo de la cultura tradicional, si han hecho que Colombia sea más conocida.

También en las artes plásticas, en la fotografía en la gastronomía, en los deportes y en el cine se han producido aciertos. Así que en todo campo de lo que uno entiende como cultura, Colombia ha demostrado y sigue demostrando que se esfuerza por mantenerla viva y en alto.

Artesanías

Cerca de un millón de colombianos viven de forma directa o indirecta del sector de la artesanía, particularmente dinámico en el país. Este sector, que contribuye notablemente a la economía nacional, cuenta con unos 350.000 artesanos, de los cuales aproximadamente el 60% procede de zonas rurales y de comunidades indígenas, y el 65% son mujeres. El arte precolombino, milenario, era particularmente rico. Las figuras construidas en oro y las piezas de joyería fueron bastante codiciadas por los colonizadores españoles, que en algunos casos desataron auténticas masacres con el fin de poseerlas (más por los materiales preciosos usados en ellas que por su valor artístico). Muchas de esas piezas fueron llevadas a España, donde fueron destruidas para usar el oro y otras piedras preciosas en otros objetos. Las excavaciones arqueológicas han develado muchos de estos objetos, que aún hoy en día son una pequeña ventana hacia la opulencia artística del pasado de este pueblo. Las artesanías producidas por los grupos étnicos son igualmente ricas y bastante apreciadas, tanto por los locales como por los turistas. El pueblo guajiro fabrica bolsas, cinturones y redes tejidas manualmente. Los paeces, por su parte, son conocidos por la manufactura de sus típicos chales de lana. También el barro ha sido muy utilizado para crear artesanías como vasijas, ollas entre otras. Es considerado como un símbolo del trabajo y esfuerzo de todos los colombianos, que trabajan que se esmeran por conseguir un mejor país.

Artes plásticas

”San José y el Niño”, de Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, considerado por muchos colombianos como su mejor pintor de la época colonial.

En la época colonial, la pintura colombiana estaba marcada por los trabajos de los tres Figueroa, auténticos pioneros de este arte: Baltasar de Figueroa, el viejo; Gaspar de Figueroa, su hijo y Baltasar de Figueroa, el joven. Gaspar fue el maestro de artistas de relevancia, entre quienes se encuentra notablemente Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos. José María Espinosa Prieto, pintor, grabador y miniaturista, también es destacado por sus retratos, paisajes y caricaturas. A Epifanio Garay también se hace gran referencia, sobre todo como retratista, a pesar de que gran parte de su obra se desarrolló en Panamá.

Después de la independencia de España, en 1819, el arte colombiano tiene poca representatividad y todavía es muy dependiente de lo figurativo. Hay quien explica este atraso en la evolución de los estilos artísticos colombianos por medio de la propia geografía montañosa del país, que no permitía un contacto y un diálogo continuados entre las diversas tendencias creativas que ahí se desarrollaban.

En la décadas de 1920 a 1940, Marco Tobón Mejía, José Horacio Betancourt, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo , Santiago Martínez Delgado y Alipio Jaramillo consiguen crear algún dinamismo con la elaboración de murales, influenciados, en el estilo, por el arte mexicano, aunque con características neoclásicas y del Art Nouveau. En el inicio de la década de 1940, debido a un creciente desinterés internacional por el arte colombiano, comienzan a aparecer obras que no habían sido ensayados allí, como el post-impresionismo y el estilo académico francés. El paisajista Ricardo Gómez Campuzano es un ejemplo de esto (Calle de Cartagena de Indias).

Muchos historiadores de arte consideran, entretanto, que el arte colombiano sólo comenzó a tener un carácter propio a partir de mediados del siglo XX, al recrear, bajo un nuevo punto de vista, los elementos culturales y artísticos tradicionales, integrando los conceptos desarrollados por el arte del siglo XX. Igancio Gómez Jaramillo, cuya obra puede ser considerada “modernista”, presentó, por ejemplo en su Retrato de los hermanos Greiff, lo que el arte colombiano podía unir a las nuevas técnicas con respecto a la cultura y los temas típicamente colombianos. Carlos Correa, en su obra paradigmática, “Naturaleza muerta en silencio”, combina la abstracción geométrica y el cubismo, inaugurando un estilo todavía recurrente a la actualidad. Pedro Nel Gómez, que se destacó en el dibujo, la acuarela, el fresco, la pintura al óleo y la escultura en madera, piedra y bronce, demuestra, por ejemplo en “Autorretrato con sombrero” (1941), su familiaridad con las obras de Gauguin y Van Gogh, revelando también la influencia de otros autores como Cézanne en su “Autorretrato” de 1949 o José Clemente Orozco, en su serie sobre las Barequeras (mujeres que se dedicaban a la prospección de oro). Alejandro Obregón, considerado por muchos como el “padre del arte colombiana” (debido a su originalidad, inauguradora de un arte considerado colombiano de raíz), debido a sus pinturas de paisajes nacionales caracterizados por pinceladas violentas y por el uso simbólico y expresionista de animales (especialmente aves, como el cóndor), ha sido largamente aclamado por críticos y por el público en general, y fue, sin duda, el artista más influyente de este período. Son notorias las influencias de Picasso y de Graham Sutherland. En la actualidad, es de renombre internacional el aporte a la pintura que hacen artistas como Fernando Botero y Omar Rayo.

Artes gráficas

Literatura

Gabriel García Márquez, ganador del Premio Nobel de Literatura 1982, es colombiano. Entre los libros que escribió, de calidad reconocida en todo el mundo, Cien años de soledad continúa siendo un “best seller” y es ampliamente considerado la cumbre del llamado “realismo mágico” – corriente literaria que no se limita, sin embargo, a Colombia sino en general a América Latina. Otros autores de importancia son Jorge Isaacs, autor de María, Gonzalo Arango, fundador del Nadaísmo, Álvaro Mutis, ganador del Premio Cervantes, Fernando Vallejo, crítico constante de la doble moral típica de los antioqueños y ganador del premio Rómulo Gallegos, José Asunción Silva, precursor del romanticismo latinoamericano, Raúl Gómez Jattin, Efraín Medina, Andrés Caicedo, las poetas Piedad Bonnet y María Mercedes Carranza, Aurelio Arturo, el novelista Germán Espinosa y el fallecido Rafael Chaparro Madi edo. Las más importantes revistas literarias son El Mal pensante, Arcadia, Número y Puesto de Combate.

Música

“Fiesta en Palenque” música y baile tradicional de Palenque de San Basilio, Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Costa caribe Colombiana.

La música tradicional colombiana se deriva de una mezcla de influencias africanas, europeas (especialmente españolas), de las formas musicales modernas de América y del Caribe, así como de Trinidad y Tobago, Cuba y Jamaica. Frecuentemente se refiere a la cumbia como la música nacional.

La cumbia resulta también de una mezcla de influencias españolas y africanas (debido al transporte de esclavos para las plantaciones de café y la minería). En el siglo XIX, la abolición de la esclavitud aumentó la influencia mutua entre los diversos grupos étnicos. Fue la época de oro del bambuco, el vallenato y del porro. Cuando el vals se volvió popular, en el mismo siglo, los colombianos rápidamente inventaron su variante: el pasillo.

En el campo de la llamada música clásica, nos podemos referir, por ejemplo a Luis Antonio Calvo, a Luis Antonio Escobar o a Guillermo Uribe Holguín. Desde la década del 80 ha tomado gran fuerza el rock como música nacional. El Festival Rock al parque, que se realiza cada octubre en Bogotá es considerado el más importante de América Latina. Un ejemplo del “boom” del género “Pop latino” en Colombia son artistas de renombre internacional como los cantautores Juan Esteban Aristizábal (Juanes) y Shakira, una de las cantantes con más éxito internacional en la historia de la música latina.

Cine

El interés por la producción cinematográfica se tardó en llegar a Colombia. En cuanto a que otros países daban los primeros pasos en este arte, los colombianos estaban envueltos en la Guerra de los Mil Días. Vicente y Francisco Di Domenico, de origen italiano, fueron los pioneros en lo que respecta a la producción de filmes. El 8 de diciembre de 1912 se inaugura la primer gran sala de cine de Colombia: el Salón Olympia, con capacidad para tres mil personas. Los directores más destacados de la cinematografía colombiana son Sergio Cabrera, Felipe Aljure, Luis Ospina, Víctor Gaviria y Carlos Mayolo. Dentro de las propuestas más recientes encontramos a Andy Baíz y Juan Felipe Arango, director de Al final del espectro, cinta de suspensos cuyo remakes será protagonizado por la actriz australiana Nicole Kidman. En una línea comercial más alejada de lo artístico se sitúa el trabajo de Dago García y Rodrigo Triana.

Fotografía

Colombia ha tenido destacados maestros de la fotografía en el plano internacional como el maestro Leo Matiz Espinoza cuyos trabajos fueron ampliamente reconocidos en México, Estados Unidos (trabajó para The New York Times), en Italia y en Venezuela. Su fotografía, “Pavo real del mar”, está considerada una de las más importantes fotografías del país. Otros maestros de la fotografía colombiana son Ervin Kraus, Melitón Rodríguez, Saul Ordúz, Miguel Ángel Rojas, Abdú Eljaiek, Gabriel Carvajal y Sady González, quienes son los clásicos de la fotografía en Colombia y cuyas obras registran la historia del país desde mediados del siglo XIX o aportaron su talento a otras naciones.

Ocio

El fútbol es el deporte nacional por excelencia, al igual que en la gran mayoría de países de América Latina. Ver los juegos en la televisión es uno de los pasatiempos nacionales y de las actividades más populares. Las victorias de la selección nacional son celebradas de forma exuberante. Sin embargo, se considera una ocupación masculina: muchos hombres y muchachos dedican su tiempo libre a esta modalidad deportiva.

Otro juego tradicional es el tejo o turmequé, heredado del patrimonio cultural de los chibchas, que consiste en lanzar pequeños discos de metal hacia un detonador de pólvora. El vencedor es aquel que logre causar el mayor número de explosiones, en relación con el número de lanzamientos.

Las danzas populares constituyen una parte importante de la identidad cultural colombiana. De las decenas de ritmos y estilos de danza, uno de los más populares es el bambuco de la región andina, caracterizado por diversos pasos complejos que remiten al cortejo y al enamoramiento. Hay quienes consideran este el baile nacional, puesto que está siendo usado incluso desde la campaña libertadora, aunque compite fuertemente por este título con la cumbia caribeña y con el vallenato.

Gastronomía

El pueblo colombiano da importancia especial al almuerzo, que suele tomarse entre las 13:00 y las 14:00 (1:00 – 2:00 p.m.). La porción consiste, en general, de sopa, seguida de un plato l (llamado “seco” o “bandeja”). Lo anterior se sirve con un refresco o jugo.

Entre las bebidas alcohólicas son populares el aguardiente, la cerveza y el ron. El café es muy apreciado, tanto que es considerado la bebida nacional, especialmente en la forma del “tinto” (tacita de café cargado). En Bogotá se bebe también el chocolate santafereño, servido con queso y pan (habitualmente el queso se parte en pedazos y se introduce en el chocolate). Colombia es uno de los principales mercados de gaseosas de América Latina y hay gaseosas populares hechas en el país como la Kola Román originaria de Cartagena de Indias y la Kola Hipinto originaria en Bucaramanga.

En Colombia se consumen muchas variedades de fruta, totalmente desconocidas en Europa y en América del Norte, como la guayaba, el zapote, el lulo, la curuba, el mamoncillo, el corozo, la uchuva, la feijoa, la granadilla, el mamey, el borojó, el mango, el chontaduro, el tamarindo, el tomate de árbol, la guanábana, la badea, el chotaduro, y la pitahaya. Algunas sólo se consumen en algunas regiones, y por lo tanto su consumo no es generalizado.

Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *