Talento creativo, La materia Prima del Futuro en Colombia y América Latina

Publicada en Publicada en Artes, Herencia Cultural

A la hora de hablar de materias primas en América Latina, el petróleo, el café, el cobre o la soja son varios de los recursos que asoman a la mente. La creatividad, la innovación, el talento o el acervo cultural de la región probablemente apenas se tengan en cuenta. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pretende terminar con esta tendencia y asociar el patrimonio artístico del hemisferio con el motor el crecimiento económico.

Probablemente, nos imaginemos un futuro con máquinas y robots por todos lados, y la aplicación masiva de inteligencia artificial. Sea cual sea la imagen del futuro que arme nuestra mente, el reto para Latinoamérica será desarrollar una economía adaptada a esa nueva realidad. La pregunta central es: ¿De dónde saldrán los trabajos del futuro?.

Necesitaremos muchos trabajos pues en América Latina y el Caribe tenemos 107 millones de jóvenes entre los 15 y los 24 años. Se estima que diez millones de personas se suman cada año al mercado laboral en Latinoamérica y el Caribe.

Entonces, ¿de dónde vamos a sacar las oportunidades laborales que los jóvenes necesitarán?

Para afrontar las grandes transformaciones y utilizar los recursos del país, tendremos que ser mucho más creativos. La buena noticia es que la creatividad corre por las venas de Latinoamérica. Según un estudio que será publicado a finales de año por la fundación británica de innovación Nesta, los trabajos del futuro tendrán un motor: La creatividad.

No hay duda de que se avecina el boom de los robots, pero según este reporte, los trabajos con el menor riesgo de ser automatizados son aquellos basados en la creatividad. La clave está en aquellos trabajos que requieren de improvisación, interacción y que son técnicamente complejos.

Por otra parte, el Foro Económico Mundial publicó recientemente su reporte sobre el futuro del trabajo. En él, se destaca que las habilidades que serán decisivas también han cambiado y la creatividad será una de las tres habilidades laborales más importantes para 2020.

A nivel mundial, la economía naranja genera hoy 29,5 millones de empleos, superando a la industria automotriz. En América Latina y el Caribe, las industrias culturales y creativas crearon 1,9 millones de empleos en 2015.

En Colombia aportan anualmente entre 3,3% y 3,5% del PIB nacional, según lo reseña el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).  Adicionalmente, la generación de empleo estuvo cercano a 5,8 %, una cifra que está por encima de la registrada en Holanda, Reino Unido o Finlandia.

“En Colombia existe un gran talento humano y creativo para desarrollar las diferentes industrias culturales, a partir de la participación en espacios de circulación que permiten potenciar el intercambio de bienes y servicios culturales, y así aportarle cada vez más al desarrollo económico del país”, asegura Moreno.

Si aprovechamos y estimulamos la economía creativa, esta podría ser el centro de la generación de nuevos trabajos para el Colombia en el futuro.

La buena noticia es que la creatividad es un recurso abundante que podemos y debemos fomentar; un recurso económico que no se devalúa ni sufre escasez. La creatividad puede ser nuestra materia prima del siglo XXI.

Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *