Cultura grafitera en Barranquilla

Publicada en Publicada en Sin categoría

Arte Urbano se toma Barranquilla

La Puerta de Oro se ha abierto, y sus calles ahora están al servicio de las expresiones más variadas para construir ciudad. Y aunque, según artistas y gestores culturales, faltan estrategias y políticas para incentivar más intervenciones, los jóvenes están encontrando (y creando) más espacios públicos donde desarrollar su arte.

Eventos como el festival internacional de grafiti Killart –que se lleva a cabo actualmente–, fundaciones culturales como Cubo Abierto, galerías como Barrio Abajo y centros de creación como La Casa Verde son nuevos espacios que han nacido en los últimos años en Barranquilla, gracias a los cuales muchas intervenciones artísticas en lugares públicos adquieren vida.

“Esos son espacios alternativos que brindan oportunidades, sobre todo a artistas jóvenes que trabajan en arte contemporáneo, para que puedan dialogar con la ciudad y mostrar sus obras”, indicó Ernesto Recuero, docente investigador de la Facultad de Bellas Artes, de la Universidad del Atlántico.

En esta última década el arte urbano ha ido incrementándose por la influencia americana.

 

En los últimos años en Barranquilla, el choque cultural, la expansión de expresiones escritas y visuales como obras literarias y el mismo Carnaval de Barranquilla han sido un abre bocas al paso de la cultura grafitera en la ciudad.

En la carrera 54 y en la calle 72,  En la vía 40, el la carrera 50, cerca del parque cultural del caribe y  Edificio de la Antigua Intendencia Fluvial, entre otros muchos lugares se  pueden apreciar infinidades de grafitis y expresiones visuales de elementos del Carnaval y la cultura de nuestra ciudad Barranquilla.

 

Pese al notable crecimiento que ha tenido Barranquilla en el sector cultural respecto a estas actividades artísticas en espacio público, todavía falta mucha tela que cortar para alcanzar a ciudades desarrolladas en este ámbito, como Nueva York, en Estados Unidos, y Río de Janeiro en Brasil; o, por lo menos, a otros territorios del país como Bogotá y Medellín. Así lo perciben curadores, académicos y gestores culturales.

“Los gobiernos deben ofrecer estímulos a los artistas que están desarrollando propuestas innovadoras para la sociedad, porque en este momento las inversiones que están accionando no están respondiendo con las necesidades del medio. No hay coherencia entre la ejecución de los recursos y las políticas culturales del Distrito. Entonces, no se están canalizando esos esfuerzos de los artistas, quienes han creado espacios alternativos para gestionar sus obras y brindar cultura a la comunidad”, expresó el curador Jaider Orsini. 

Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *